Arte

El Acto de crear

La actividad artística: una actividad humana que une cuerpo y mente. La actividad artística o el acto creativo se puede dividir en varias etapas como la contemplación, la reflexión y la producción por nombrar las tres principales.

Cada una produce en el ser humano que la vive diferentes sensaciones a nivel de cuerpo y mente. A nivel del cuerpo se puede vivir experiencias de placer y bienestar al utilizar los sentidos sensoriales. Es una manera extraordinaria de disfrutar con las esencias fisiológicas del cuerpo. A nivel mental el acto creativo enfoca al artista en el momento presente y en una nueva apertura mental y sensorial que le invita a contemplar con otra perspectiva su vida, su comprensión del entorno y de sí mismo.

Si la obra se revela ser algo interesante a nivel artístico por un conjunto de factores no debemos olvidar que es el fruto visible de un proceso humano no visible pero vivido por el artista. El acto no se enfoca en crear una obra maestra pero sí en vivir una experiencia personal valida y agradable.

Cada acto creativo produce ante todo la posibilidad de explorar el mundo que nos rodea, vivir una experiencia físicamente gratificante, centrar nuestra mente en el momento presente y compartir con los demás esta bellísima experiencia. La obra generada será por un espacio determinado de tiempo la parte visible pero cambiante de unos recuerdos, una vivencia que quedará para siempre en la memoria corporal y emocional de su creador.

En fin pintar, bailar, cantar…cualquier acto creativo ofrece una forma muy bella de unir las capacidades del cuerpo humano con las facultades mentales como la imaginación para expresar en el momento presente sus emociones y sentimientos.

Texto de Gaetane Hermans por el proyecto de Tony Celi “el lienzo Blanco” en la Noche en Blanco de Tarifa.